viernes, septiembre 20, 2013


Corrupción: la palabra vetada.
Jorge Carrillo Olea.
                                                               
¿Será cierto que todos tenemos cola que nos pisen y por ello eludimos señalar a los corruptos? Puede ser que sí mas, como en todo, hay salvedades. El país en su conjunto, según Transparencia Internacional, califica terriblemente mal. En una escala de 0 a 10 apenas llegamos a 3.1. ¿Habría que bajar las armas ante ello? Enrique Peña dijo que no, que él emprendería una cruzada anticorrupción.

Desde el inicio de la campaña empeñó su palabra prometiendo crear una Comisión Nacional Anticorrupción; un Sistema Nacional de Rendición de Cuentas y promover el empleo de testigos sociales y de Comités de Vigilancia Ciudadana, por lo menos, y de ello se deduce un compromiso y obligación implícita de regir un gobierno honesto.

Después de un año nada de eso pasó. En cada ocasión forzada, cuando ya es imposible eludir el tema, sus funcionarios atribuyen la inacción al congelamiento en el Congreso de la iniciativa para crear la Comisión Anticorrupción. Es una penosa falacia. La rumbosa presentación de las situaciones patrimoniales de sus principales funcionarios en enero de 2013 fue un desastre de inexactitudes e incongruencias. El propio procurador general de la República se negó a presentar la suya y nadie explicó por qué.

La botadura de dos figuras públicas de la relevancia de Gordillo y Granier de nada sirve si no se da en el contexto de una lucha generalizada y muy comprometida en contra de la corrupción. La prueba está en el empantanado gobierno de Morelos, donde todo mundo advierte la corrupción y, sin embargo, Enrique Peña externa una extraña afinidad hacia el gobernador.

Y lo que empieza a ser alarmante, se observan en él extrañas señas de complicidad y encubrimiento. El propio proceso de Elba Esther no camina; el de Granier está empantanado; Mario Marín disfruta de su impunidad en Puebla; Ulises Ruiz, además de inmune, alimentando el fuego en Oaxaca; Moreira muerto de la risa aprendiendo catalán; la ex procuradora comiendo milanesas en Milán; los generales excarcelados a cambio de su silencio e inacción; Genaro García Luna con sus negocios en los reclusorios federales (todavía no ventilados) o Marco Antonio Adame que expolió a Morelos. No hubo culpables de la explosión en Pemex que produjo 37 muertos. Los posibles responsables de toda esa insólita situación, felices y contentos. ¿Por qué?

La joya de la pudrición, la fétida muestra que inevitablemente salpica a Peña y opaca toda intención de pintarse como un cruzado es su tío Arturo Montiel. Escandalosamente se burló de México entero, robó y defraudó todo lo que quiso. El gobernador Peña instruyó a su procurador Alfonso Navarrete Prida para que no le encontrara presunción de delito. Peña se lavó las manos sobre este asunto indicando que su gobierno le dio “toda la información” a la Procuraduría General de la República “para que hiciera la investigación correspondiente”. Montiel es un hombre limpio, fue la conclusión.

El gobernador Peña creó, en febrero de 2006, una fiscalía especial para investigar las acusaciones de enriquecimiento ilícito contra Montiel. Unas horas después el fiscal designado renunció por motivos personales. El funcionario que lo remplazó hizo lo propio al mes. ¿Había consigna de no encontrar nada?

Una lucha contra la corrupción sencillamente está muy lejos de ser real. Se ha llegado al extremo de que la palabra ha desaparecido del vocabulario oficial. Ni él ni sus funcionarios la emplean, está vetada y si estos se ven obligados a comentar algo, se acogen a que “el señor Presidente envió al Congreso una iniciativa que está atorada”

Distraídos ellos y el Presidente, no quieren recordar la existencia del Código Penal que hace innecesaria tal comisión para perseguir de manera efectiva cualquier delito, como es el deber de Peña y su aparato de justicia. Llegamos a una conclusión: no se persigue la corrupción porque no se quiere.

Esa parece que es la postura de Enrique Peña. Es titular de un sistema sostenido por una oligarquía y está más interesado en mantenerse en el poder sirviéndole que en promover la justicia.

Es simplemente alarmante percibir, ojalá que equivocadamente, que el Presidente encubre o se hace cómplice de presuntos delincuentes. ¿Se está revelando su verdadero perfil? ¡No puede aceptarse, sería monstruoso!
--------------------------------
La Jornada, 20 sep 2013.
Esperpentos nacionales...
Los verdaderos evasores del fisco.

Hace apenas unos días, cuando Enrique Peña Nieto presentó por boca del secretario de Hacienda su llamada Reforma Financiera, los medios domesticados de México, principalmente las televisoras, destacaron como histórico y beneficioso para el país el que se incluyera en ella la eliminación de la consolidación fiscal. 
Esta nociva práctica legal de evasión de impuestos, fruto de la más elaborada corrupción entre el gobierno y las grandes cúpulas del hampa empresarial, permite hasta ahora a los consorcios el deducir fiscalmente sus pérdidas y pagar un ISR de risa. 
Échele un ojo al cuadro de honor. El hueco que representan tales prácticas viciosas y recurrentes en la recaudación federal es el más grande de todos los conceptos, estimándose en más de ochocientos mil millones de pesos.
En cambio, el gobierno mantiene un acoso canalla sobre los evasores hormiga, a quienes de paso mortifica y sataniza a todas horas en todos los foros. 
Pues ahora resulta que no, que siempre no. Que todo era al parecer una treta mediática para teatralizar la presentación del paquete de reformas o para concentrar la atención y desviar de momento las críticas a otros aspectos de su contenido, calificado, por cierto, de recesivo e injusto por especialistas y académicos. 
Videgaray, el mismo individuo que anunció la medida con bombo y platillo, declaro ayer con la mayor frescura... que no, que la reforma no incluía para nada el tocar ni un pelo a la consolidación fiscal. Que así estaba escrito, pero que no, que nanay.
  --¿Oootra engañifa de los próceres de la República de Toluca? --exclama el licenciado Manos Prietas al llegar resoplando del calor de la calle a barra de La Virtud y exigir su catrina de tlachicotón.
  --Otra vez la burra al máiz --le responde Curro Copetes, y acto seguido, nuestro pícaro y desbozalado pulque-servidor hiende la atmósfera tranquila del salón con una aguda, chillante, larga mentada de madre, ejecutada magistralmente con su inimitable silbato sinfónico bucal.
----------------------------------------------------
Lea usted lo que nos dice al respecto el destacado analista Carlos Fernandez-Vega en su columna de hoy en La Jornada, aquí mero: http://www.jornada.unam.mx/texto/032o1eco.htm

lunes, septiembre 16, 2013


 Día de campo romántico.
(refinado y no briago como el anterior)

Rudolf Alfred Hoger, artista plástico alemán, pintó esta obra con el mismo tema de la entrada anterior: un alegre día de campo en un bonito prado, enmedio del el frescor de la naturaleza.
En esta escena, algo bohemia sin duda, pero al contrario que en la fotografía de abajo, reinan la moderación, el buen gusto y el recato de los alegres jóvenes europeos a quienes al parecer solo les bastan un par de botellas de vino blanco para poner algo de chispa y entonación en el sano espíritu de sarao campestre.
  --¡Qué diferencia! -exclama  la señora Chacharelli cuando se presenta en "La Virtud" para llevarse su cubeta de pulque y darle mate en su zapatería el sábado por la tarde.
Mientras le surten su pedido, desde el ventanuco del departamento de damas nos observa colgar la pintura en el muro.
  --¡Qué diferencia de día de campo!, muchachos...repite, complacida.
Instantes después, cuando se aleja feliz por la acera con su cargamento, los ecos de la voz aristocrática -totalmente Polanco- de la señora se quedan por un rato en el salón y en su atmósfera persisten sutiles fragancias de Madame Rochas.

viernes, septiembre 13, 2013

Día de campo familiar.
Bonita y bucólica la escena de este grupo familiar que se dispone a pasar un domingo campestre. Todos contentos y acompañados por un chirrín, como se le decía en mi pueblo a una pequeña orquesta. Cuando las damas, siempre hacendosas, acomodaron las viandas y el mantel sobre el pasto y llamaron a todos los presentes a posar para la cámara, todo iba muy bien, muy tranquilo. 
Desconocemos lo que haya ocurrido posteriormente, habida cuenta del abundante arsenal etílico que se cargaban los caballeros. Échénles un ojo na'más al de la extrema izquierda y al siguiente, y al tío Pelochas, que no guardaron el mínimo recato frente al artista de la lente y por propia voluntad pasaron a la posteridad remojando el gurguñate.

Sensa parole...
Allende en la memoria...

Aunque ponemos esta entrada con un par de días de retraso a causa de problemas con nuestro equipo de cómputo, la casa conmemora el aniversario número cuarenta de la tragedia que llenó de sangre al pueblo chileno y lo sumió en una larga noche de terror, desdicha y muerte a causa de la ambición totalitaria de los Estados Unidos y de la miseria política de la derecha reaccionaria y fascista de aquél país tan querido.
Recordamos con profundo respeto la digna figura del presidente Salvador Allende y colocamos una flor en el nicho de honor que ocupa en el gran retablo de La Virtud.
Aclaramos respetuosamente que no somos partícipes de la manipulación colectiva vuelta a desatar con motivo del  aniversario del "otro" 11 de septiembre que ha inundado al mundo de paranoia anti-terrorista instaurada por los halcones republicanos del imperio gringo, los mismos que eliminaron a Allende e impusieron por la fuerza al genocida Pinochet.
Sensa parole ancora...

lunes, septiembre 02, 2013




Truhanería retórica y gandallismo legislativo.
REFORMA “APROBADA”...NEXT, PLEASE.

 Al entregar al Congreso el primer Informe (¿?) de gobierno de Peña Nieto, su secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, afirmó que “nadie puede imponer su verdad a la de los demás, las ideologías no deben estar por encima de las soluciones ni los intereses de unos cuantos anteponer al bienestar de la mayoría”. (La casa propone inmortalizar este honda prédica en sendas placas de bronce y colocarlas en la puerta principal de Los Pinos y en la sala ejecutiva del Consejo Coordinador Empresarial)
Y luego añadió: “los mexicanos exigen soluciones a sus problemas y no problemas a cada solución que se plantea” (La casa propone incluir este aforismo en los libros de texto gratuitos). 
Y soltó otra que hizo cimbrar al Popocatépetl: “la política debe servir para hacer coincidir visiones entre quienes piensan distinto, hacer énfasis en lo que es común y lo que acerca” (La casa propone sustituir los nombres en letras de oro del Congreso y colocar este recordatorio en su lugar).
Más tarde, allí mismo, en el recinto de San Lázaro, en una memorable muestra del cinismo y la bajeza de la escoria política que se ha apoderado de la representación del pueblo de México, fue aprobada la ley del servicio docente de Peña y los poderes fácticos.
La hazaña se logró mediante los procedimientos de captación y mayoriteo que caracterizan a lo más oscuro del hampa priísta del pleistoceno, hoy con el añadido del PAN, PVEM, PANAL y los chuchos del PRD. 
Pasándose por el arco las formas del quehacer parlamentario y los principios elementales de urbanidad política, la consabida conjunción de fuerzas consumó el albazo. Se dio el manotazo final y quedaron satisfechos fast-track los deseos de la República de Toluca. 

Felices, después de la "hazaña" se abrazaban los diputados.

El saldo ignominioso fue de 390 votos en favor, 69 en contra y cuatro abstenciones.
Los historiadores del futuro ya tienen abundante material para escribir la negra reseña, aunque nadie duda que la canalla diputadil puediera también meterle mano –faltaba más- hasta al mismísimo diario de debates
Mientras se consumaba el supremo acto de gandallismo parlamentario, en otro lugar de la ciudad de México, los representantes de los maestros rebeldes de la CNTE se encontraban muy propios, bañados y peinados, sentaditos en las masas de diálogo, esperando a que llegaran los legisladores que habían sido comisionados a la farsa.
Ilusos profes de rancho que no conocían aún las revolucionarias e institucionales frases* vertidas por el secretario Chong que adornan el marco conceptual del diferendo y que pasarán exitosamente a sentar jurisprudencia retórica del régimen. En ellas estaban las claves. ¿Les fallaron sus informantes o alguien les madrugó a sus asesores con algún sobrecito de parte de don Beltrone?
  -- Lástima, Margarito!...otra vez será.
Ingenuos y despistados maestros inconformes con la reforma del presidente Peña Nieto: de haber conocido a tiempo la filosofía y el lúcido pensamiento político de su ministro Chong, otro gallo les cantase.
Quién quita y hasta los automovilistas chilangos se habrían ahorrado las molestias de las marchas y los sufridos comerciantes del centro no hubieran perdido sus millones de millones. 
* La Jornada,1 y 2 de sep.2013