martes, julio 24, 2012

Travesuras de El  Orejano...
Benedictus inter mulieres (in pulcata).

Colorado, colorado, resoplando como siempre El Orejano, ilustre parroquiano y en sus ratos libres mandadero de la casa, encargado también temporalmente de nuestros asuntos de plástica digital y sonido estereofónico del salón llegó este mediodía rayando su bicicleta balona frente a nuestras puertas y pidiendo su catrina de curado del día.
Cuando terminó de refrescarse el gurguñate se despojó de su sombrero Panamá, se limpió el sudor con un paliacate rojo y cantó inspirado y con los ojos en blanco unos trozos de la Recóndita Armonía (Tosca, Puccini, Acto I).
Al terminar el aria y el aplauso del respetable murmuró algo inintelegible y solicitó al Pelucas que le escanciase más elíxir de guayaba que se bebió como si fuera un becerro de año; luego, misterioso y enigmático, extrajo de un sobre color marrón la imagen que vemos arriba y la examinó detenidamente junto con el Máistro Mecates y El Licenciado Manos Prietas que en esos momentos se hallaban acodados en la barra, en discretísimo coloquio.
Ya sosegado y con unas cuantas catrinas entre pecho y espalda, nos refirió Orejano que la foto se la regalaron en una pulquería del rumbo de la colonia El Pinacate, pero nosotros no le creemos. De seguro él mismo la hizo, ya le conocemos el estilo.
Más bien pensamos que lo que se trae entre manos el pícaro sujeto es bajarle algo al patrón, cultivándolo con zalamerías varias y lisonjas heretizantes; ya ven que el ruco cuatrocieneguense es su paisano y sobre todo es un hombre muy devoto de San Benedicto, el beato Juan Pablo y otros piadosos monigotes de la misma calaña. 
De cualquier modo y sea lo que sea, damos el crédito obligado a quien corresponda la autoría del documento gráfico y manifestamos nuestro deleite al core por tan bonita muestra de inspiración celestial. 
Esos maravillosos conjuntos plásticos se los puede uno encontrar en las paredes de casi cualquier establecimiento del ramo y  –justo es decirlo- hasta el más ignorante en arte contmporáneo puede percatarse de que superan en efectos estéticos y originalidad creativa a las mafufadas que ponen los esnobs posmothernos en cualquier museo y le llaman  pedorrescamente “instalaciones”.   
Después del entierro.
Imágenes motivacionales...
La cebollita y aaarrroooz!!
............................................................................................
Tomada de ggaabboo, en flickr.

jueves, julio 12, 2012

Imágenes motivacionales...
La camiseta de los "triunfadores".
....................................................................................

 El Orejano pegó esta foto del tumultuoso acto de cierre de campaña de EPN en Torreón (cuna del consorcio Soriana) a un trabajo del gran caricaturista tapatío Pacote, a quien agradecemos su indulgncia. Recomendamos visitar su sitio: www.caricaturistapacote.blogspot.com 

Nótese a Su Alteza Moreira II detrás del prócer, colocándose la camiseta de Soriana sin ningún pudor frente a las cámaras y en las narices de miles de acarreados que rodeaban el templete.
En el momento supremo que constituyó el clímax de su discurso, el desvergonzado grillo saltillense (que heredó el trono estatal de su amado carnal) infló el tórax y, señalando con exhultante ademán de tribuno romano al tontarriaje que babeaba y ululaba a sus plantas, mientras dirigía su más tierna mirada a Peña Nieto, exclamó con potente voz, para que nadie, nadie se quedara sin escuchar:
  --Señooor candidatoooooo...
  --Aquí tiene usted a lo mejor de Coahuilaaaaaa...aquí tiene usted al pueblo de Torreón.

lunes, julio 09, 2012

Columnista invitado...
El miedo a la democracia.

Carlos Fazio

La Jornada, 9 de Julio de 2012.


Una vez más, la fabricación del consentimiento funcionó. Triunfó la telecracia. El poder del dinero. La elección presidencial fue una gran operación de propaganda aceitada con sobornos, extorsiones y corrupción. Un montaje orquestado por los poderes fácticos a través de monopolios mediáticos y casas encuestadoras, en sociedad con el aparato del viejo partido de Estado, el Revolucionario Institucional (PRI). “Ganó México”, afirmó Enrique Peña en la victoria. Ahora, él representa el “interés nacional”. Es decir, el interés de la clase dominante. Adoctrinado por el sistema, será su administrador de turno.

Los amos de México disfrutan el espectáculo y se preparan para el gran banquete. Porque no hay engaño: se trataba de mantener a raya a la chusma libertaria, y lo lograron. En la actual selva socialdarwinista neoliberal mexicana, “ganó” el corrupto más competitivo. ¿Su tarea? Mantener a la atolondrada multitud en un estado de sumisión implícita; contener el despertar de la plebe. Ganó el candidato que contó con la maquinaria más experimentada en explotar la servidumbre humana, en controlar masas subordinadas, encadenadas a un orden autoritario-servil. Triunfó el más apto en el marco de un Estado de tipo delincuencial y mafioso en rápida fase de putinización.

Recuerda Noam Chomsky que en las sociedades industriales avanzadas la toma de decisiones reside en manos privadas, que utilizan instituciones ideológicas para canalizar el pensamiento y las actitudes de la población dentro de límites aceptables, desviando cualquier reto potencial hacia el privilegio y la autoridad establecidos, antes de que pueda cobrar forma y adquirir fuerza. La tarea consta de muchas facetas y agentes. Uno de los agentes principales para el control del pensamiento crítico son los medios de difusión masiva. Según Chomsky, los ciudadanos “deberían emprender un curso de autodefensa intelectual para protegerse de la manipulación y del control”. Sólo que en México, esta vez, a la guerra sucia y el terrorismo mediáticos hay que sumar el papel propagandístico de las principales firmas encuestadoras. Los sondeos no fallaron. Fueron diseñados para engañar y/o confundir a la “opinión pública”. Se manejaron espots propagandísticos en traje de encuestas, porque la gente cree que “los números nunca mienten” (la verdad matemática o “el fetichismo moderno por el número”, Ilán Semo dixit). Pero las cifras no son neutrales. La ofensiva massmediática tuvo como eje la difusión de una matriz de opinión dirigida a convencer al electorado, antes de que votara, de que ya había un ganador inalcanzable.

Los nexos económico-ideológicos entre el poder mediático y los mercaderes de encuestas son públicos. Hace varios años, las barras informativas de las cadenas de radio y televisión incorporaron como “analistas” a los directores de las encuestadoras más “profesionales” del mercado. Entre ellas, Consulta Mitofsky (cuyo cliente principal es Televisa Tv-Radio), GEA/ISA (propiedad de Jesús Reyes Heroles, contratada por el Grupo Multimedia Milenio), BCG Ulises Beltrán (al servicio del Grupo Imagen Multimedia que publica el diario Excélsior), Buendía y Laredo (El Universal) y Parametría (cadena El Sol de México). El caso del “sumo sacerdote” de Mitofsky, Roy Campos, en los espacios electrónicos de Televisa y Radio Fórmula, ha sido notable. También los de Francisco Abundis (Parametría) y Ulises Beltrán.

El trabajo de los nuevos gurús ha sido contribuir a la construcción social de Enrique Peña, manipular a las audiencias (“el aturdido rebaño”), fabricar una opinión pública a la carta y manufacturar un sesgo informativo en favor del bloque dominante, todo lo cual fue legitimado por las encuestas al proveerle el falso sello de la aprobación pública. Las firmas que manipularon las cifras en 2006 y legitimaron el fraude en favor de Felipe Calderón vendieron ahora el triunfo anticipado. A la manera de Antonio Gramsci, generaron el consenso necesario anexo a la fuerza. Mediante la repetición de una misma matriz –en la que participaron los intelectuales orgánicos de las cadenas de diarios bajo control monopólico–, los periodistas estrellas (press-titutes, los llamó Paul Craig Roberts) complementaron la faena. Ya en la recta final de las campañas, bajo la máscara de una “verdad técnica”, protegieron al puntero prefabricado y sembraron la desesperanza entre quienes aspiraban a un cambio.

Para Etelberto Cruz, la raíz de lo que algunos definen “encuestocracia” se encuentra en que los candidatos y las corporaciones mediáticas dan un uso político a los ejercicios de demoscopia, aprovechando que no hay transparencia sobre quién paga y los intereses que están detrás de esos sondeos. El bombardeo sobre la ventaja de Peña se insertó en una estrategia deliberada para propagar “la cultura de la anomia”, que Cruz define como “una cultura de la depresión que busca provocar la inacción, la parálisis del votante”. Una forma de inducir el voto por el que va a triunfar o el abstencionismo. Para hacer ganar a Peña, los poderes fácticos patrocinaron propaganda en forma de encuestas disfrazadas. La influencia de los señores del dinero, que en elecciones anteriores se hacía sentir en “publicidad pagada” por particulares –ahora prohibida por ley–, se transfirió al abono de encuestas. Ello permitió la proliferación de propaganda facciosa camuflada como estudios de opinión y trabajos demoscópicos, que al no estar debidamente regulados, verificados y auditados pudieron contrabandear sus sesgos, inconsistencias científicas y deficiencias metodológicas.

Una sociedad salvaje –en el sentido socialdarwinista–, que asistió impávida al asesinato de miles de niños, jóvenes, defensores de derechos humanos, periodistas y civiles inocentes, no estuvo a la altura de la indignación del movimiento #YoSoy132, menos pulsional y más pensante, ergo, más impermeable a los espots propagandísticos. Se dibuja la irrupción de un Estado corporativista ya no atomizado por mafias. Bajo Mussolini primó la mafia de los fascistas. ¿Qué deparará el peñismo?

.........................................................................................

Imagen tomada de la red; crédito obligado a su autor.

miércoles, julio 04, 2012

México SA

Carlos Fernández-Vega, La Jornada, 4jul12.

■ El enjuague “prepagado” ■ Peña Nieto compra votos ■ Soriana, el gran negocio.

Bien haría Francisco Martín Bringas, presidente del consejo de administración de Organización Soriana, en brincar a la palestra y, micrófono en mano, ofrecer una explicación detallada de cómo fue que el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, adquirió un millón 800 mil tarjetas “prepagadas” (así les llaman) de ese supermercado (en una operación financiera estimada entre mil 125 y mil 800 millones de pesos, equivalente al 37-60 por ciento de las utilidades netas de 2011) para comprar el voto (mil pesos por cabeza) de electores del estado de México y algunos del Distrito Federal (hasta donde se ha documentado).

Y urge la explicación del empresario (que encabeza un consorcio que se autocalifica de “socialmente responsable”), porque esos mil 125-mil 800 millones de pesos en tarjetas “prepagadas” superan hasta por cinco tantos el tope de gastos de campaña (336 millones) autorizado por el IFE a cada uno de los cuatro candidatos a la Presidencia de la República, sin considerar que la compra del voto es rotundamente ilegal. Así, puede transparentar la participación de su cadena de supermercados en los enjuagues del candidato tricolor; de dónde salió el cheque para cubrir esa voluminosa cantidad de dinero (algunos apuntan hacia la Secretaría de Finanzas del gobierno de Eruviel Avila); a quién entregó los plásticos, cómo se distribuyeron, y si el pago por el servicio fue en una sola exhibición o en cómodas mensualidades, con sus respectivos intereses.

Otra vez la larga mano de los “grandes empresarios” (recuérdese a Enrique Coppel Luken, dueño de los almacenes que llevan su apellido, en 2006, sin olvidar a televisos, aztecos, bimbos, CCE y conexos) metida en el proceso electoral. El de Martín Bringas no es el único caso, desde luego, pero el enjuague del PRI con Soriana resulta más que suficiente para que el IFE (violación al tope de campaña), la Fepade (compra de voto igual a delito electoral) y el Tribunal Electoral (que analice las pruebas y se pronuncie) intervengan de inmediato y hagan su chamba, toda vez que la denuncia fue hecha pública antes de los comicios del pasado domingo, no después como algunos intentan pretextar. Las tres instituciones citadas les cuestan a los mexicanos miles de millones de pesos, así que llegó el momento de desquitarlos.

¿Por qué el tricolor eligió a una cadena de supermercados para el chanchullo de las tarjetas “prepagadas” y la compra del voto? Pues bien, más allá de las “afinidades” partidarias de sus dueños (léase “oportunidades de negocio”), Soriana (con sede en Monterrey) cuenta con una enorme red de distribución que facilita el reparto, sobre todo si alrededor de mil 800 millones de pesos están en juego: 560 tiendas, con más de 3 millones de metros cuadrados de superficie de venta, en 181 ciudades a lo largo y ancho de las 32 entidades federativas, “más las pertenecientes a nuestra cadena de tiendas de conveniencia Súper City. Nuestra red logística está compuesta por 14 centros de distribución ubicados estratégicamente en nueve estados del país. Comercializamos una extensa y completa línea de alimentos, ropa, mercancías generales, productos para la salud y servicios básicos, satisfaciendo de esta manera las necesidades específicas de consumo de nuestros diferentes grupos de clientes” (el PRI, entre ellos, el cual, obviamente, no dará ningún tipo de explicación), según reza su propia publicidad.

Pero más allá de sus enjuagues, el PRI, Enrique Peña Nieto y Soriana deben ser extremadamente cuidadosos en el cumplimiento de lo prometido a la hora de comprar el voto, porque la gente que recibió las tarjetas “prepagadas” está muy nerviosa y a punto de estallar, pues les quieren dar gato por liebre a la hora de hacer efectivo su pago. La siguiente información, publicada por La Jornada (Josefina Quintero) da cuenta de ello:

“El temor a que se descubriera un fraude abarrotó las tiendas de la cadena Soriana. Centenares de personas provenientes de municipios del estado de México y algunas del Distrito Federal, que vendieron su voto a los candidatos de la coalición PRI-PVEM, canjearon la tarjeta Prepago que se les entregó por víveres y electrodomésticos. ‘Dijeron que se habían enterado de que iban a cancelar los monederos electrónicos. Son fregaderas porque nosotros ya votamos’. Otra versión de que se cancelarían los saldos de las tarjetas fue que Martha Angón, candidata a la presidencia municipal de Nezahualcóyotl, estaba perdiendo. ‘Pero eso no es mi culpa. Yo sí vi a La Gaviota que le alzó la mano a Peña; entonces sí sirvió’. Desde el viernes por la noche, en los límites del Distrito Federal y el municipio de Nezahualcóyotl empezó la entrega de tarjetas, identificadas por cajeros de esa cadena de tiendas como ‘los vales que regaló el PRI para que Peña ganara’. El canje del voto en un principio sólo era por cien pesos, comentaron los poseedores. Pero la cantidad se incrementó conforme se acercaba el día de la elección.

“Ayer –domingo 1º de julio– ibas a la casilla, votabas, tomabas una foto a la boleta marcada en favor del PRI, la mostrabas y te daban la tarjeta”, manifestó Rocío Ugalde. Al validar el saldo hubo ‘buenas y malas noticias’. Algunos tenían cantidades en sus tarjetas (monederos electrónicos Soriana) que no esperaban: ‘300, 500 y hasta 700 pesos’. Algunos portaban hasta 20 tarjetas porque ‘nos entregaban una por cada votante que lleváramos’. En la tienda Soriana ubicada sobre calzada Ignacio Zaragoza, a unos metros de la clínica 25 del Instituto Mexicano del Seguro Social, en la colonia Juan Escutia, delegación Iztapalapa, todo el día se observaron largas filas. Las molestias de los compradores habituales no se hicieron esperar, por la demora hasta de 60 minutos sólo para checar el saldo, ‘porque ya se han reportado tarjetas sin fondos’. Empleados de la tienda refirieron que desde el viernes pasado el establecimiento ha sido abastecido de víveres para poder atender a los ‘que mandó el PRI’. Sobre los motivos de por qué enviaron a tanta gente, comentaron: ‘pues vienen de Neza y les queda cerca; también está la de San Juan de Aragón, pero la tarjeta yo creo la pueden hacer válida en cualquier Soriana’”.

Lo mejor del caso es que Enrique Peña Nieto asegura que el PRI “ya cambió”, y los “grandes empresarios” que son “demócratas”.

Las rebanadas del pastel

¿Qué hacer con las empresas encuestadoras? Inflan cifras al gusto del cliente, cobran muchísimo dinero por manipular al electorado, tienen una enorme responsabilidad en la inducción del voto, pero no enfrentan consecuencia alguna. Allí está el caso de los “inamovibles 18 puntos de ventaja de Peña Nieto” (Milenio-Ciro dixit), y con una simple disculpa pretenden lavarse las manos.

.........................................................................

Aquí el artículo de Jenaro Villamil en la revista Proceso del 4jul12 sobre el Sorianagate.


Astillero...

Julio Hernández López, La Jornada, 4jul12.

■ Presidencia Soriana ■ Dinosaurio-mapache ■ Usted disculpe ■ Victorias sin gloria

Muy poco duró el barniz de limpieza y legalidad sobre el rostro del dinosaurio-mapache. No terminaban los voceros del PRI de ensayar poses de solemnidad para sostener que su candidato presidencial era la encarnación de la democracia impoluta cuando ya se multiplicaban las grotescas pruebas de la descomunal compra de votos que se realizó para favorecer a Enrique Peña Nieto.

Infame modernización del fraude electoral: tarjetas de prepago en lugar del voto libre, cajas registradoras en lugar de conteo de sufragios, carritos de supermercado en lugar de urnas, las tiendas Soriana como fuente de legitimidad en rectángulos de plástico: una candidatura de telenovela que acaba en escándalos de supermercados bajo compras de pánico y en representantes de casilla que se manifiestan en protesta pública porque los compradores partidistas no cumplen el contrato mercantil a la palabra y a la foto del celular.

Metralla mediática concertada para responder a la difusión de las escenas inapelables: dudar de los resultados alegremente anunciados la noche del domingo pasado por el eje IFE-Los Pinos-Peña Nieto sería faltarle al respeto al trabajo de un millón de ciudadanos que de manera ejemplar ejercieron funciones electorales, dicen los jilgueros reactivados. En realidad, han sido esos delincuentes partidistas los que le han faltado al respeto a ese millón cívico que en su mayoría cumplió con honradez el encargo de conducir el proceso comicial en casillas: los ciudadanos vigilaban detalles procesales, se afanaban en estampar firmas y en verificar identidades, cuidaban la recta aplicación de las reglas sobre lo inmediato y contaban boletas para asentar resultados, sin saber que el fraude 2012 fue extracasillas, comenzando con las encuestas mentirosas que fueron sembradas con toda intención para fabricar la percepción de imbatibilidad del generoso Peña Nieto, siguiendo con la complicidad de los comentaristas e intelectuales que se apoyaban furiosamente en los datos “científicos” de esas encuestas sobre pedido y terminando con la operación ruleta y otras formas de mapachería cometidas fuera del radio de observación de los ciudadanos encargados de las casillas.

Fraude sin castigo, crimen social en la impunidad: dedicado profesionalmente a propagar el inevitable advenimiento arrollador de Enrique Peña Nieto, según la Biblia demoscópica diariamente actualizada por los arcángeles de GEA-ISA, el directivo de Milenio Ciro Gómez Leyva simplemente asume al final del proceso convenido que hubo errores, ofrece disculpas y anuncia que termina en ese diario el experimento de encuestas de opinión que día a día fue imponiendo en la percepción colectiva que Peña Nieto era un puntero sin riesgo alguno de perder, todo un fenómeno de popularidad y carisma, electoralmente inalcanzable.

GEA-Isa fue usada para similares fines seis años atrás, con la consigna de instalar la especie de que el muy rezagado Calderón alcanzaba y remontaba de pronto al consistente delantero de entonces, López Obrador. El director de la empresa de encuestas, Guillermo Valdés, fue premiado con la dirección del Cisen y uno de los principales accionistas, Jesús Reyes Heroles González Garza, fue llevado a la dirección de Pemex. Aun así, esa firma fue utilizada como presunta fuente objetiva, imparcial y confiable para sostener que Peña Nieto ganaría con 18 puntos de diferencia. Los resultados oficiales, sujetos a fundada impugnación, fueron casi tres veces menores que lo machaconamente augurado. Pero todo se arregla con filosofía de barandilla policiaca: usted disculpe.

Si de hombres apuestos se tratara, Quentin Tarantino podría filmar en México una segunda versión de la película que con Brad Pitt como actor principal se tituló Bastardos sin gloria. Ahora se llamaría Victorias sin gloria, con algún galán local en el papel ejecutivo. No hay ni puede haber gloria en la forma en que se construyó el simulacro de victoria electoral priísta del pasado domingo: tráfico de pobreza, trata de votos, narcovigilantes en varios puntos del país, lavado de imagen, falsificación de voluntades, miles de millones de pesos invertidos para quedarse con el gran negocio llamado país.

Frente a esas crecientes evidencias del gran fraude electoral, el PRI responde con endurecimiento, chantaje e intimidación. El lenguaje de los voceros oficiales del peñanietismo, como el acechante Miguel Ángel Osorio Chong, parece preludio de manotazos desde el poder que avistan pero aún no ejercen. Las cuerdas vocales del jurásico tardío se tensan a la hora de denunciar perfidias y herejías de quienes demandan conforme a derecho que se recuenten los votos en todas las casillas para precisar resultados. Ni siquiera porque esas vías jurídicas alargadas podrían servir ahora para un planeado desahogo de la inconformidad social, como seis años atrás lo fue el plantón terapéutico del Zócalo y Reforma.

A contrapelo de su historia hasta antes de embarrarse de poder, el PAN ha enmudecido ante las evidencias de fraude electoral. Calderón sigue embelesado con el triunfo de sus planes de impunidad grupal a cambio de ceder el paso a un copete complacido. Vázquez Mota se anuncia ahora como presunta promotora de un movimiento ciudadano que dará continuidad a las esperanzas de quienes votaron por ella (habrá de verse si esos aires de recomposición tienen que ver con algún cargo pactado con Peña Nieto). Y Los Pinos recibe a la crema y nata de la derrota inducida y negociada, para “reconocer” el esfuerzo de Josefina y trazar puntos de entendimiento con el ex gobernador del estado de México (presente en la reunión, el jefe Diego podría dar curso exprés de cómo “legitimar de facto” a gobiernos impugnados, como el del primer salinismo). Aliados, PAN y PRI consideran totalmente a la mano la aprobación de las “reformas estructurales”, con Pemex como principal bocadillo en venta. Ya nomás falta afinar los detalles del reparto del botín esperado.

Y, mientras la liga se sigue estirando, ¡hasta mañana!

Imágenes motivacionales...

lunes, julio 02, 2012

Consumatum est...

Servidos, señores oligaracas...

Ha terminado la representación de una peculiar y surrealista farsa elctoral a cargo, por un lado, de la oligarquía, los medios (el IFE es uno de ellos) y un gobierno espurio. Y por el otro, el pueblo de México, dividido éste en votantes de dos tipos:

A).-Ciudadanos derechos, cumplidos, críticos, honestos, informados, inconformes, asertivos, independientes, liberales, agraviados, menos manipulados, menos corruptos, más educados, soñadores de un México mejor, sin vicios, insumisos.

B).-Ciudadanos ignorantes, manipulados, agachones, acarreados, conformistas, anstesiados, apáticos, lambiscones, tragatortas, comelonches, genuflexos, corruptos, adictos al canal de las estrellas, conservadores, timoratos, similares y conexos.

Quién inclinó la balanza?

Quién ganó?

Quién perdió?

Quiénes terminarán pagando los costos, durante cuánto tiempo?

Dice El Máistro Mecates que en el silencio de la madrugada del 2 de julio, por todos los confines de este país se escuchó al fantasma de Malraux gritar con voz cavernosa:

--Los pueblos no tienen los gobiernos que se merecen. Tienen los que se les parecen.

Dice El Poeta Friolán que en el silencio de la madrugada del 2 de julio, por todos los confines de este país se escuchó al fantasma de Monterroso gemir con voz suavecita:

--Cuando despertó el dinosaurio, prometió que no volverá a dormirse y que Mexico es su casa.

....................................

Cartón del monero Helguera.